Es hora de traer los sacacorchos. Los investigadores que escribieron en la revista BMC Medicine dicen que, según sus investigaciones, la bebida ayuda a mejorar la salud mental. Más precisamente, se reduce el riesgo de una persona de sufrir de depresión. Sin embargo, hay un inconveniente: el vino y otras bebidas alcohólicas sólo pueden ayudar […] 

Es hora de traer los sacacorchos. Los investigadores que escribieron en la revista BMC Medicine dicen que, según sus investigaciones, la bebida ayuda a mejorar la salud mental. Más precisamente, se reduce el riesgo de una persona de sufrir de depresión.

Sin embargo, hay un inconveniente: el vino y otras bebidas alcohólicas sólo pueden ayudar estado de ánimo de la gente animarse a condición de que se disfruta con moderación.

Así, mientras que el consumo moderado de alcohol puede defenderse la depresión, se dice que beber mucho para fomentar varios problemas de salud mental. Las fuentes nos dicen que, a fin de determinar cómo el consumo moderado afecta el estado de ánimo de una persona, los investigadores supervisaron estrechamente unas 5.500 personas durante un máximo de 7 años. Las personas se tienen en cuenta para este estudio eran o bebedores ligeros o moderados.