El hecho que soda y otras bebidas similares seriamente hacen daño a los dientes de las personas no es ninguna novedad. Sin embargo, hay mucha gente que compra y consume soda de forma regular, pensando que los médicos e investigadores están probablemente exagerando.

La historia de William Kennewell sirve como prueba que, cuando se trata de consumir cantidades bastante grandes de diversas bebidas azucaradas, decir “no” podría ser una decisión muy inspirada.

Para no hacer el cuento largo, este joven de 25 años desarrolló una adicción a soda, lo que le obligó a seguir tomando este tipo de bebidas, incluso después de que encontró que está perdiendo todos sus dientes y que necesita prótesis.

“Debido a que mis dientes estaban decayendo, eso causó intoxicación de la sangre que me hizo muy mal, pero mi salud mejoró con la prótesis”, dijo William Kennewell a los miembros de la prensa.

“Me han dicho que una persona normal tiene unos 23 dientes, pero yo sólo tenía 13 y tenía que quitarlos también”, él añadió después.

Parece que William estaba perdiendo los dientes debido a su costumbre de beber aproximadamente 1,5 – 2 galones (aproximadamente 5,6 – 7,5 litros) de bebida al día durante un período de tres años.